Erika Beltrán es una educadora comprometida con mejorar la educación pública en Texas. Hija de inmigrantes mexicanos, Erika nació y se crió en el Distrito 13, en el lado norte de Fort Worth y es una graduada orgullosa del North Side High School. A ella le apasiona lograr que todos los estudiantes en Texas reciban una educación de alta calidad y esta comprometida a servir a su distrito.

Como graduada de primera generación de la universidad, Erika entiende la importancia de preparar a los estudiantes para el éxito. Al graduarse del Williams College, Erika enseñó kínder bilingüe y cuarto grado. Enseñar le  dio una visión única de los desafíos que enfrentan los estudiantes, las familias y los educadores, inspirándola a comprometer su carrera a eliminar la inequidad educativa.

Decidida a tener un impacto más allá del salón de clases, Erika se introdujo en el campo de la política educativa. Asistió al LBJ School of Public Affairs, del University of Texas en Austin y completo una Maestría en Asuntos Públicos en el 2006. Erika pasó un año en California trabajando para una fundación familiar privada y enfocándose en iniciativas para ayudar a cerrar la brecha de preparación escolar. Luego de trabajar en California, Erika se mudó a Washington, DC, donde pasó cinco años trabajando para una organización nacional de derechos civiles dando seguimiento a la política federal de educación, y abogando por las necesidades de los niños y las familias de bajos ingresos. Actualmente, Erika trabaja para una organización nacional donde dirige un programa de desarrollo de liderazgo para maestros.

Erika se postulo para servir en la Junta Estatal de Educación de Texas porque cree que cada niño y familia en el Distrito 13 debe tener la oportunidad de triunfar. A ella le apasiona la educación y el procurar que los niños de Texas tengan acceso a una preparación rigurosa, maestros capacitados, y escuelas excelentes.